Revista Sporting

ARTES MARCIALES MI VERDADERA PASION

Llegue a las artes marciales por una invitación que me hizo un amigo de la secundaria, Q.E.P.D. Rubén Pérez Marmolejo. Un día me invito a una escuela de Taekwondo en donde iba a participar en un torneo, lo acompañe y me gusto bastante ese deporte.

Me inscribí en una escuela de Taekwondo “Moo Duk Kwan” cerca de mi casa. En su tiempo, empecé a practicar este arte marcial coreano en donde fui subiendo de cinta: blanca, amarilla, verde, azul, roja. Al mismo tiempo participando en muchos torneos, me tocaba subir de cinta roja a negra y fue ahí donde me detuve por cuestiones económicas. El examen para hacer la cinta negra era muy caro y ni siquiera me atreví a decirle a mi papa que si me la podía pagar por que yo sabía que en ese momento las condiciones económicas en casa no eran las mejores.

Me salí de Taekwondo pensando que mi ciclo ahí había terminado, además que todos mis amigos ya no estaban. Muchos se fueron quedando en el camino pues este deporte requiere mucha disciplina, pero también dinero.

Con mi amigo de toda la vida Javier Cabrera empezamos a practicar Karate, pues un tío de él de nombre Fernando que venía de la Ciudad de México a Aguascalientes a trabajar por las tardes. Nos enseñaba en la cochera de la casa y como ya traía las bases del Taekwondo no me fue difícil adaptarme ya que son similares solo que aparte de los golpes de contacto en Karate Do también se utilizan armas.

Un día me invitaron a un torneo de kick boxing, que por cierto no me fue nada bien a pesar de tener un excelente pateo. Todos los golpes de boxeo me entraban en la cara. Dejé el Karate Do para meterme a una escuela de boxeo que en esos años no era fácil pues todas las escuelas de boxeo estaban en barrios peligrosos, así que a todas a las que fui me pusieron clases difíciles cuando me subían hacer sparring.

Deje un tiempo las artes marciales, el boxeo y todos los deportes, me case y se consumía mi tiempo entre mi trabajo y la familia. Después de varios años llego un gimnasio de box justo enfrente de mi negocio y ahí retome el boxeo y Tony Soto, un gran profesor pulió mi técnica, en donde estuve varios años practicando a la vez retome el pateo de Taekwondo entonces ahora si boxeo y pateo igual a kick boxing.

Mi tiempo de combatir pasó. Después de muchos torneos en donde uno tenía que pagar por pelear y solo te entregaban un diploma. Posterior a esto, llego con mucho auge el vale-todo (donde se valen todas las artes marciales que puedas aplicar en un combate) la mayoría de la gente piensa que se vale de todo y sin reglas; si había reglas y lo que no había eran divisiones en donde se podían enfrentar uno de 100 kg contra otro de 60 kg.

Después llegaron las MMA (Artes Marciales Mixtas) ya con un reglamento mejorado y por divisiones, en donde la base principal es el kick boxing, Muay thai y el jiu jitsu brasileño.

En relación a lo anterior, puse mi propio gimnasio de acondicionamiento físico y de artes marciales llamado DUCK GYM en donde se unió a mi escuela mi amigo y profesor Félix Navarro, compañero de Taekwondo. Juntos iniciamos con la preparación de peleadores amateurs y profesionales en donde nos invitaron a participar en muchas ciudades de la República Mexicana de donde salieron grandes campeones como Brandon Zúñiga, Chato muñoz, Kuky Rodríguez, Daniel Zúñiga, Alfonso Muñoz, Abel Ríos y muchos otros más.

Nuestra escuela en las artes marciales era nueva pero rápidamente nos posicionamos entre las mejores. Hoy en día existe una filial en la colonia Insurgentes de DUCKS GYM. Por cuestiones de trabajo ya no podemos atender a toda la gente que quiere acudir a nuestro gimnasio en donde ahora se lo tengo rentado a un amigo de jiu jitsu brasileño llamado Kabuto, pero de vez en cuando entrenamos a los que ya alguna vez fueron peleadores o campeones y cuando nos invitan a algún evento importante.

Hoy en día me fascina enseñar lo que aprendí y agradezco a personas que me dieron la oportunidad en su momento como el profesor Néstor Martínez mejor conocido como de “kick bóxer”. Me dio la confianza de ser réferi de la liga FWX en las cuales he participado en un sinfín de eventos y a la Asociación de Artes Marciales mixtas FAMM donde me forme como réferi y juez participando en muchos torneos. A la fecha llevo más de 600 peleas como réferi oficial y también participando en algunas otras ligas de amigos en otros estados de la república.

Hoy en día le dedico gran parte de mi tiempo a mis negocios, y me queda poco tiempo para mi hobbie: las artes marciales, las cuales no las quiero dejar por completo y cuando alguna vez me empiezo a retirar vienen mis alumnos a pedirme que los entrene para algún compromiso y regreso al octágono, aunque esta vez en calidad de coach. Sin duda será algo que me acompañará por siempre.

 


Editor Colaborador

Javier Arturo Torres