Colin Kaepernick

enero 1, 2018
Por: Griselda Rangel San Martín


o la protesta como bola de nieve.

Hace algunos meses, el quarterback de los 49ers de San Francisco, Colin Kaepernick, comenzó a arrodillarse como forma de protesta al inicio de los partidos, durante el himno nacional estadounidense. El motivo: el alud de agravios cometidos incluso desde la autoridad contra los afroamericanos y otras minorías étnicas de su país, que han existido en todo momento a lo largo de la historia de dicha nación, pero que ahora, con los medios digitales, se han evidenciado de una manera brutal. Este gesto de desafío, aunque respetuoso, le había dificultado en gran medida obtener un trabajo. A decir de los dueños de los equipos en los que Kaepernick había jugado, como los Giants, el gesto del jugador durante el himno nacional había atraído una enorme cantidad de correos enfurecidos de aficionados, quienes incluso habían amagado con dejar de asistir a los partidos.

Cabe destacar que si bien varios aficionados a la NFL habían desplegado esta animadversión ante el activismo de Kaepernick en la cancha, muchos otros aprobaban y siguen aprobando sus acciones, toda vez que defienden el derecho de los jugadores a manifestar pacíficamente sus opiniones políticas. Pronto quedó claro que en los dos polos de este espectro ideológico había hasta veteranos de guerra, algunos de los cuáles cuestionaron severamente el patriotismo del jugador, mientras que otros declararon que habían arriesgado sus vidas en el campo de batalla precisamente para defender la libertad de expresión de todos los tenores ideológicos. Este es precisamente el espíritu de la Primera Enmienda de la Constitución Estadounidense.

colin-kaepernick

“No voy a permanecer de pie para mostrar orgullo por la bandera de un país que oprime a las personas afroamericanas y otras personas de color”, declaró Kaepernick a los medios inmediatamente después del juego. “Para mí, esto es más importante que el fútbol (americano) y sería individualista de mi parte ver hacia otro lado. Hay cuerpos en las calles y personas con suspensión pagada que están siendo exoneradas por asesinatos”.

Por su parte, el equipo de los 49ers respaldó a su jugador mediante la siguiente declaración. “El himno nacional es y siempre será una parte especial de la ceremonia previa al partido. Es una oportunidad de honrar nuestro país y reflejar las grandes libertades de las que gozamos como ciudadanos. Mediante el respeto dichos principios estadounidenses tales como la libertad de religión y la libertad de expresión, reconocemos el derecho de un individuo para elegir y participar, o no, en la celebración del himno nacional”.

Sin embargo, el tema atrajo mucha controversia, e incluso el presidente de los Estados Unidos dio a entender –en medio de ofensas para los jugadores insumisos- que si la NFL no empezaba a sancionar estas actitudes políticas, entonces debería ser el gobierno quien sancionara a la NFL. Mucho revuelo tuvieron estas declaraciones, viniendo de quien en su momento demostró una actitud mucho más tibia ante los neonazis y supremacistas blancos. Con esta postura discrepó incluso Tom Brady, quien anteriormente fuera muy cercano al presidente.

colin-kaepernick

A mayor reprimenda oficial y de los medios conservadores, mayor fue la reacción en cadena que desató el factor Kaepernick, toda vez que prácticamente unificó a la NFL en contra del presidente, y pronto la mayor parte de los jugadores, entrenadores y hasta los dueños de los equipos comenzaron a arrodillarse durante el himno nacional. Ver un partido de fútbol americano implicaba también asistir a un acto fuertemente politizado, y tal vez esto era lo que contrariaba a algunos, esos que quieren mantener el deporte como un simple fenómeno de entretenimiento, indiferente ante los hechos sociales que lo rodean.

Muchos nos preguntamos: ¿Por qué causa más escándalo que un jugador se arrodille durante el himno nacional que si mantiene conductas violentas, criminales y psicopáticas? ¿Podría ser porque suele verse la violencia como algo natural e inevitable, y en cambio las manifestaciones simbólicas en momentos clave mueven la canoa social de una forma amenazante para algunos que se encuentran muy a gusto a costa de otros?

Al cierre de esta edición, Colin Kaepernick acababa de demandar a la NFL por una conspiración para impedir que fuera contratado.




Los más vistos

PATRICK LOLIGER

16 febrero 2018

Un bólido del agua Considerado el mejor remero solista mexicano, y el cuarto mejor del mundo, ha dejado en alto […]

Luz Barrera

Luz Barrera

4 diciembre 2017

Con veintiocho años de edad originaria de Acapulco Guerrero, Luz es una mujer que ha dedicado su tiempo y esfuerzo […]

Fernando Carrillo Uc

Fernando Carrillo Uc

5 diciembre 2017

De igual manera siendo un excelente atleta de 29 años, Fernando Carrillo Uc siempre ha estado muy adentrado a las […]

UEFA CHAMPIONS LEAGUE

16 febrero 2018

Las eliminatorias están en marcha en la Liga de la Unión Europea de Asociaciones de Fútbol en su vigésimo sexta […]




Copyright Revista Sporting 2018