Revista Sporting

El universo de las raquetas

La pasión por nuestro deporte favorito nos lleva a experimentar altos niveles de adrenalina y, por ello, pensar que es el más completo, difícil, etc. Al final de la jornada, el cansancio nos hace sentir exhaustos y satisfechos, aunque hay disciplinas que son más demandantes que otras simplemente por su naturaleza. En esta primera entrega de mi artículo, quiero dejar en claro que aspectos debes tomar en cuenta si quieres practicar una disciplina de raqueta. Aquí busco ofrecer una guía y para ello, describo y analizo un poco cada una de ellas: te voy a hablar del promedio de golpes que dura un punto, los diferentes aspectos a destacar en cada uno de estos deportes, la mecánica de ellos, la velocidad de la pelota, si la cancha tiene paredes (o no) y si las tiene, ¿cuántas tiene? Estas son sólo algunas de las
características que analizo por si aún no eres practicante de las disciplinas de raqueta; toma nota a los siguientes datos que seguramente te ayudarán a encontrar la actividad adecuada a tu estilo de vida.

Hay factores importantes a tomar en cuenta, por ejemplo, que algunos deportes requieren más fuerza en ciertas partes del cuerpo que otras, así como elasticidad y/o explosividad. Te puedo decir que el tenis requiere mayor fuerza en los músculos de antebrazo que otras disciplinas, debido a que la pelota viene directamente del contrario, a una gran velocidad, con un mayor peso, aunado al efecto que se le imprime a la pelota en cada golpe que lo hace parecido al de perforación en las cuerdas cuando hace contacto con la raqueta. Mientras que deportes como el bádminton o el squash, por ejemplo, exigen unas piernas con músculos explosivos y sumamente elásticos.

Comenzaré precisamente con el bádminton. Este deporte se practica bajo techo: por su naturaleza es difícil hacerlo al aire libre. Se juega en una cancha con red al estilo del tenis, pero a mayor altura, a 1.55 m del piso, y no se golpea una pelota, sino una pluma o gallito. Se trata de una disciplina muy explosiva con gran demanda física: si lo tuyo son jugadas espectaculares la mayor parte del tiempo, tienes gusto por saltar, por los lances y sudar a lo grande, este es la actividad perfecta para ti, ya que los remates y los lances al piso para recuperar el gallito (muy al estilo del voleibol) son constantes. Su primo hermano, el pongallo, es muy parecido a él, pero se juega con una paleta de madera. También es un juego dinámico y explosivo, aunque tiende a ser más lento.

En la segunda entrega te voy a contar sobre otras tres disciplinas de raqueta que, seguramente, van a ser de tu agrado por la dinámica de juego, su popularidad y familiaridad que tenemos en nuestro país por ellos: el frontenis, el Ping Pong y el Pádel. Gracias por leer y recuerda que estoy a tus órdenes en mi cuenta de correo, donde puedes consultarme sobre lo que aquí se discuta.


LUIS GUILLEN