Revista Sporting

La Apuesta Responsable

Solía decir un buen amigo -el cual murió hace algunos años- excelente piloto de helicóptero y jugador eterno de galgos y caballos:

“Se puede comer sin hambre, se puede bailar sin música… pero no se puede apostar sin dinero.”

Vámonos por partes y empecemos desde el principio. Yo te pregunto, ¿qué tipo de apostador eres?.

En lo personal, veo dos grandes categorías: el apostador recreativo y el pro. Yendo a profundidad, dentro de estas ya se desprenden otras ramificaciones. En este espacio nos vamos a enfocar en el tipo recreativo, los que lo hacemos por diversión y que no vivimos de ello; los que aplicamos la famosa frase de para ver el juego con algo más de interés.

Pero sin importar en qué categoría de jugador te acomodes, el factor clave en todo este asunto se llama DISCIPLINA. Te explico: lo primero que debes hacer es crear un Fondo para tus apuestas (Bankroll en inglés), el cual será el monto inicial de lo que te vas a permitir jugar en determinado período de tiempo: par de meses, año calendario, temporada y playoffs, etc. Cada quien decide sus tiempos y pone sus límites.

Lo siguiente es determinar el tamaño de tus posturas por jugada. Lo recomendable es que tus posturas sean entre el 1% y el 5% del total de tu Fondo. Por ejemplo, si tu Fondo total es de $100, tus jugadas deberán fluctuar entre $1 y $5 por postura, dependiendo del nivel de confianza que le tengas a la jugada en cuestión. Conforme vaya creciendo el Fondo, los montos de las apuestas pueden ir creciendo a la par con base en esos porcentajes.

Los tipos de jugadas más comunes son tres: la apuesta derecha (straight wager), el parlay y el teaser. Hay muchos tipos de jugadas, pero de estas tres me voy a enfocar particularmente a la apuesta derecha. La recomendación que te comparto es -mayormente- jugar apuestas derechas y esporádicamente meter parlays o teasers meramente por diversión. Porque a final de cuentas somos jugadores recreacionales, ¿correcto? Pues sí, pero además de divertirnos, la finalidad de todo esto debe ser GANAR.

Y como todo en la vida, las apuestas se miden mediante el principio de riesgo/beneficio. Y los tamaños y tipos de apuestas no son ajenas a ese principio. A mayor riesgo, mayor será el beneficio. Al final, todo se resume y regresa al factor clave: la DISCIPLINA. El tiempo y los resultados serán un reflejo de que tan disciplinados somos para jugar y mantener el nivel de nuestro fondo. En las siguientes entregas pasaremos a los tipos de momios (odds, en inglés) que conllevan cada una de las apuestas y sus modalidades en cada deporte, ya que estas varían de una u otra manera para el Fútbol, Fútbol Americano, Basketball, Baseball, Hockey, etc.

¡Hasta la próxima!


Editor Colaborador  
  Rafael Kalife