Revista Sporting

LA VUELTA A LA NORMALIDAD EN EL DEPORTE

Ray Santana

Entrenador profesional de Baloncesto 

Facebook @Ray Santana

E-mail: rayjugon2@hotmail.com

En mi primer artículo para Sporting AGS hablaré sobre la vuelta al deporte después de la pandemia en España, donde ya es posible realizar algunas cosas a las que estábamos acostumbrados y que, además, es el lugar donde radico.

Esta etapa es conocida como la nueva normalidad: le llamamos así porque las cosas -al momento- no son como antes, aunque puedas salir sin restricciones y practicar deporte (que es lo que nos atañe en este artículo). En España, los equipos de baloncesto de categorías de formación han vuelto a entrenar y tener contacto con el balón, pero con pautas de seguridad que te voy a explicar a continuación. 

¿Y cómo son estas nuevas regulaciones? Los jugadores deben llegar con mascarilla al entrenamiento, y antes de poder pasar a la cancha, los entrenadores responsables toman la temperatura a cada uno; también, aplicar un spray desinfectante a las suelas del calzado que usaran los deportistas y que, al entrar a la instalación, se pongan el acostumbrado gel antibacterial. Todo eso antes de empezar el entrenamiento y aun con la mascarilla puesta. Cuando entran, deben ir a la grada y situarse a 2 metros de distancia hasta que estén todos; posteriormente se quitan las mascarillas y van a por los balones -previamente desinfectados- y empieza el entrenamiento. Aquí vienen otras reglas: no puede haber contacto entre deportistas, por lo que sólo se puede trabajar tiro o técnica individual, intentando mantener la distancia de seguridad de un metro y medio.

Es importante considerar el aforo que te permiten para poder entrenar: en el caso del baloncesto no afecta porque puedes tener hasta 30 personas en una cancha de dimensiones oficiales. Después de cada sesión de entrenamiento, hay que desinfectar todo el material usado antes de que entre el otro grupo a entrenar.  

Así transcurren las sesiones en la nueva normalidad, a la cual nos tenemos que acostumbrar: si las condiciones producto de la enfermedad evolucionan de manera satisfactoria, se avanza. En caso contrario, se deben seguir con estas normas e incluso retroceder lo necesario. 

La experiencia que tenemos aquí es que las cosas tardaran en regularizarse: el virus sigue ahí y son normales los contagios. Hay deportistas que han tenido contacto con un portador, y ahí es donde entra el protocolo correspondiente: avisar a sanidad, aislar a esas personas y hacer las pruebas para descartar contagios. A pesar de todo, tanto entrenadores como jugadores hemos vuelto a sentirnos deportistas y esperamos que, aunque con protocolos, se pueda seguir entrenando y practicando deporte.