Revista Sporting

Un recorrido por el universo de las raquetas (3 de 3)

Luis Manuel Guillen Flores 

Lic. en Administración con diplomado en psicología y Certificación de CONADE como entrenador. Facebook Stroke Nik 

E-mail: luisgui.sinergia@gmail.com

Esta es la tercera y última parte del recorrido que hemos hecho sobre deportes de raqueta, donde te sugiero cual sería el adecuado para ti con respecto a sus características. En las ediciones anteriores revisamos seis modalidades, y en esta última hablaremos del ráquetbol, el squash y el tenis.

El ráquetbol es el deporte de raqueta que más uso de paredes tiene, ya que usa las 5 paredes disponibles: dos laterales, la de enfrente, la de atrás y el techo, lo que permite realizar tiros de fantasía que hacen que la pelota tome trayectorias sorprendentes; es un juego dinámico, bajo techo, se practica con una raqueta corta y una pelota de goma muy viva, veloz y ligera. A pesar que el techo es parte del terreno de juego, la tendencia es jugarlo lo más al ras del suelo posible; se considera una actividad de demanda física alta.

El squash ha evolucionado en sus casi 200 años de existencia: ha migrado de la cancha americana a la inglesa, de la pelota dura a la blanda y estos son factores que cambian totalmente la dinámica del juego. Es un deporte bajo techo de demanda física muy alta, en el cual se usan 4 paredes: laterales, frontal y trasera; la raqueta es larga como las de tenis o frontenis, pero más ligera y con su área de encordado reducida; la pelota blanda es de hule suave y sin aire, no bota y esto lo hace un juego muy rápido y diferente del ráquetbol -con quien comparte muchas similitudes- pero la regla dice: a mayor velocidad de la pelota, menor es la velocidad del juego y viceversa. Por esta razón es catalogado como el deporte de raqueta de mayor demanda física: si gustas de un espacio cerrado, un juego que te haga pensar rápido, te invite a hacer jugadas pícaras, exigir el máximo a tus piernas y sudar en serio, el squash es una muy buena opción.

El tenis es, sin duda, el emblema de los deportes de raqueta. Con una fecha oficial de arranque de 1873, es un deporte sobrio que hace honor a su origen inglés; se juega en una superficie plana, sin paredes y dividida en dos partes iguales por una red que se eleva a 91.4 cm del piso. Existen tres tipos de superficies de cancha reglamentarias: la original de pasto, la de arcilla o polvo de ladrillo y la sintética o cancha rápida. Se practica mayormente al aire libre y se usa una pelota de hule forrada de tela. Es un deporte de demanda física alta y es, sin duda, el más elegante y sofisticado de todos. Así que si gustas de hacer ejercicio al aire libre mientras tomas una buena cantidad de sol, entonces es la disciplina ideal para ti.

Ahora que conoces lo que está alrededor de estas nueve disciplinas que desmenuzamos aquí, puedes tomar una decisión consciente de cual es la ideal para tu condición física. Hasta la próxima.